Inicio de sesión

Fortaleciendo los equipos de Educación para el Desarrollo

A lo largo de enero, las áreas de Educación para el Desarrollo (EpD) de las diferentes delegaciones nos hemos reunido para comenzar a mirar al futuro más próximo, pero también para pararnos a analizar nuestra labor presente.

Dedicar unas horas a sentarnos a hablar de Educación para el Desarrollo, escuchar las actividades y técnicas que utilizan los equipos de EpD de las delegaciones, compartir los retos y las dificultades y empaparme de la riqueza de opiniones y puntos de vista de las cerca de 40 personas que nos hemos reunido en enero, hacían que, tras cada reunión, volviera a casa pletórico.

Esa riqueza y pluralidad de actividades, equipos humanos y ritmos no debe confundirse con una ausencia de referentes. Todo lo contrario, por un lado, el horizonte está claro: la educación se consigue generando procesos, evitando acciones puntuales y esporádicas y centrándonos en agentes multiplicadores. Y, por otro lado, realizamos proyectos conjuntos. Por tanto, la riqueza y pluralidad a la que hago alusión, se debe a los diferentes contextos y realidades de cada delegación: no realizarán las mismas actividades un equipo de EpD cuyas voluntarias proceden del ámbito educativo, que un equipo de EpD con voluntarios procedentes de otros ámbitos; ni se trabajará igual en un municipio donde aún Madre Coraje no es muy conocida, que en un municipio en el que llevemos años trabajando con sus colectivos e instituciones. 

Quizá por eso son tan productivas las reuniones entre delegaciones: no dejan de sorprender los recursos, materiales y herramientas que se ponen en juego para responder a las demandas de su entorno o la creatividad para ir abriéndose camino entre la sociedad. Otro mundo es posible… y ya está en marcha.

like
0
Tags: